El domingo 16 de junio de 2019 (“Día del Padre”), un gran apagón dejó sin energía eléctrica a buena parte de Argentina y Uruguay. Recién ahora, dos años después, el Ente Nacional Regulador de Energía (ENRE) comenzó a aplicar multas y a repartir culpas por el mayor corte de luz de la historia reciente.

El mes pasado, el ENRE estableció que el mayor responsable de aquél apagón nacional fue la empresa Transener, responsable del transporte de la energía eléctrica en buena parte del país. El estudio elaborado por el ENRE, con la colaboración de la Universidad de Buenos Aires (UBA), determinó que esa empresa “cometió errores operativos que afectaron la seguridad y confiabilidad del Sistema Argentino de Interconexión”.

Pero, además de eso, el ENRE decidió sancionar también a 300 empresas distribuidoras de electricidad y a grandes usuarios del mercado eléctrico. Entre ellas, hay dos automotrices: Mercedes-Benz Argentina y Toyota Argentina.

Según el organismo estatal, estas compañías “incumplieron los compromisos de reducción de demanda ante una caída de frecuencia durante el apagón del 16 de junio de 2019”.

De acuerdo con el ENRE, estas empresas “incurrieron en acciones negligentes ante el inicio de las disminuciones de frecuencia y las oscilaciones de potencia en las instalaciones; en esta situación la demanda de energía debía limitarse en proporción a los generadores conectados para restablecer el equilibrio; sin embargo, no todos actuaron acorde a las necesidades del momento, lo cual provocó la desconexión anticipada”.

Además de Toyota y Mercedes-Benz, el ENRE también sancionó a otras empresas e industrias, como la alimenticia Arcor, la petrolera Vista Oil y hasta el Hipódromo de Palermo. El monto total de las multas para las empresas que “incumplieron compromisos” supera los 200 millones de pesos.

Source link