En el verano conocimos una historia tradicional de los autos deportivos y más si son italianos: una Ferrari F40 se prendió fuego. A seis meses de aquel suceso, podemos hablar de lo que va a ser su restauración. Sí, leiste bien.


Hay autos que eventualmente son más fáciles de reparar que otros gracias a la disponibilidad de sus piezas en el mercado. Eso lo podemos apreciar en plataformas como Instagram o YouTube, donde ya se publicaron varias restauraciones exitosas. Sin embargo, lo acontecido con esta F40 es algo completamente distinto.


Tratamiento especial



Esta y todas las Ferrari son máquinas de edición limitada. Y está, más que un clásico es un verdadero ícono entre los superdeportivos de los 80, junto al Porsche 959 o el Lamborghini Countach. En total solo se fabricaron 1.315 unidades, lo que significa que si va a ser reparado tienen que utilizarse piezas originales o hechas con un importante grado de certificación. Por poner un ejemplo, cuando el Sultán de Brunéi quiso modificar sus F40, sabía que Ferrari no le iba a cumplir sus caprichos, por lo que no le importó pagar los servicios de Paolo Garella, encargado de prototipos en Pininfarina. Es claro: no es un trabajo para cualquier taller.


Por los daños de esta F40 entendemos que hay piezas que tendrán que ser reconstruidas, incluyendo las ventanas de policarbonato o los paneles de fibra o kevlar. Si su dueño tiene suerte, podría conseguir piezas de algun donante (si, hay desarmaderos especializados en autos exóticos), pero por otro lado cuenta con partes mecánicas que podrían sobrevivir, tratándolas contra la corrosión. 


La F40



Cuando se lanzó la F40 estuvimos en presencia de algo opuesto a lo que Porsche había hecho con el 959. Los alemanes impulsaron todas las tecnologías que tenían disponibles para elevar el rendimiento de un auto digno del Grupo B a un estándar de ingeniería superior, mientras que Ferrari volvió a sus raíces espartanas, con un auto muy liviano y analógico.


Al motor V8 también hay que desmontarlo y revisarlo para saber qué puede salvarse y qué no, aparte de planificar a donde conseguir las piezas. Igualmente, si el dueño cuenta con mucha plata (como debería ser), puede llamar a Ferrari y conseguir pistones, aros, mangueras y otros elementos sin mayores problemas.


El desafío lo tomó el concesionario RM Autosport de Mónaco, y por lo que sabemos el trabajo lo realizará Maranello Service, un taller italiano especialista en modelos de Ferrari. Por lo visto en las redes, el auto ya está desarmado y listo para ser inspeccionado al detalle. 


Lo cierto es que muchos darían a este F40 por perdido y otros lo dejarían intacto por lo que representaría la pérdida de su originalidad al modificar sus piezas. En este caso, nada de eso importó, y se tratará de recuperarlo como sea.


La experiencia que no dejó contentos a los puristas


Vale recordar que es no es la primera F40 que transita el camino de la restauración: en 2011 un mecánico de Houston tuvo la desafortunada idea de probar la F40 de un cliente y terminó chocándola, lo que ocasionó la torcedura del chasis. Ese auto fue rescatado por el taller Gas Monkey y restaurado por completo, aunque con una manito del «mundo tuning». Con luces LED, llantas deportivas y de color negro, terminó siendo subastado. 


¿Creés que podrán restaurarla? ¿Se parecerá al modelo original o se notará la diferencia? ¡Contanos!



Source link