Por increíble que parezca, tras casi un año de déficit en las ventas el mercado automotor chino pudo recuperarse. Sí, y lo hizo tras superar la crisis acontecida por el Coronavirus, que profundizó aún más la crítica situación del mercado local.


Según datos de la Asociación China de Fabricantes de Automóviles (CAAM, por sus siglas en inglés), las ventas de vehículos para pasajeros en mayo fueron de 1.64 millones de unidades, lo que significa un incremento del 1,9% en comparación con el mismo mes de 2019. Así, este crecimiento quebró la racha negativa del «gigante asiático», que llevaba 11 meses consecutivos de pérdida de ventas.


El mencionado incremento se debió a que el Gobierno chino implantó medidas que estimularon la compra de autos, mientras que al mismo tiempo las marcas ofrecieron descuentos a sus clientes para deshacerse del stock acumulado durante el confinamiento.


De acuerdo con Bloomberg, la crisis mundial del COVID-19 aceleró la caída del mercado de vehículos chinos durante los primeros meses del año, lo que podría provocar que, más allá del superavit actual, las ventas de 2020 cierren con un promedio deficitario, tal como viene sucediendo desde 2018.



Source link