A mediados de esta década General Motors trajo a América del Sur su servicio OnStar, con el que incorporó a sus vehículos un paquete completo de herramientas referidas a la conectividad. El primer modelo en contar con él, tanto en Argentina como en el resto de la región, fue el Chevrolet Cruze de segunda generación, previo a su expansión a otros vehículos del Moño como el Onix, la Tracker y la S10.


Cinco años más tarde, Chevrolet celebra que OnStar ya cuenta con más de 350.000 suscriptores en toda Sudamérica, lo que según la marca se trata de la “flota de vehículos más conectada del mercado”. Su crecimiento es tal que 8 de cada 10 clientes de Chevrolet deciden adquirirlo. En cuanto a la Argentina, el número de usuarios supera los 30.000.


La firma estadounidense dio a conocer las cifras a tres meses de ampliar los servicios brindados por OnStar, entre lo que se incluyó una bonificación del programa durante 12 meses y planes de datos de 3GB o tres meses de acuerdo al consumo.


Según lo mencionado por la marca, OnStar vivió en la región un 2020 de franca expansión, al ampliar en un 80% su presencia en el parque automotor. Así, fueron miles los que decidieron adquirir un servicio que permite “desde informar a una central que el vehículo se involucró en un accidente grave y recibir asistencia de emergencia, hasta permitir que el conductor controle remotamente funciones del vehículo a través de una app en su celular”.


Para Rosana Herbst, directora de Servicios Conectados de GM Sudamérica, el crecimiento del servicio se produjo como consecuencia de la pandemia del Coronavirus, además de la seguridad que ofrece, tal como lo demuestra que todos los vehículos que contaban con el servicio y fueron robados pudieron ser rastreados, localizados y devueltos a sus dueños.



Source link