Después de dar a conocer su decisión de penalizar al equipo Racing Point de Fórmula 1 por las polémicas tomas de aire de los frenos de su RP20, la Federación Internacional del Automóvil aclaró los motivos por los cuales la escuadra propiedad del empresario canadiense Lawrence Stroll fue multada y no excluida pese a infringir el reglamento.


Los reclamos y la sanción


Todo comenzó en el Gran Premio de Estiria, la segunda fecha del certamen. Tras la carrera, Renault denunció que los autos rosas usaban tomas de frenos copiadas del Mercedes del 2019. El Rombo volvió a protestar contra la legalidad del vehículo de su rival en los siguientes eventos, disputados en Hungría y Gran Bretaña.


La FIA tomó nota tras la segunda carrera en el Red Bull Ring de Austria y realizó una investigación que determinó que Racing Point no cumplió con el reglamento deportivo, pero sí con el técnico. En consecuencia, multó a la escudería con 400.000 euros (USD 475.000) y la perdida de 15 puntos en el Campeonato de Constructores, mientras que también la reprendió por utilizar estos frenos en las dos carreras siguientes.


Los argumentos


Racing Point confirmó que el 6 de enero recibió un conjunto completo de conductos de frenos del Mercedes W10 de 2019, pero que les realizó modificaciones. La FIA determinó que si bien las piezas de las ruedas delanteras efectivamente fueron desarrolladas, las traseras eran idénticas a las utilizadas por las Flechas de Plata,


Como resultado, los responsables técnicos de la FIA consideraron que el “diseñador principal” de esas piezas era Mercedes, por lo que Racing Point infringió el reglamento deportivo de esta temporada, ya que elementos como los cuestionados en este caso no se pueden pasar de un equipo a otro, algo que sí estaba habilitado en años anteriores. Para el máximo ente regulador, haber utilizado los diseños de la marca alemana supusieron una “ventaja competitiva” para Racing Point, debido a que pudo dedicar recursos de diseño a otras áreas de su vehículo.


¿Por qué Racing Point no fue excluído?


Simple: los frenos cuestionados cumplen con el reglamento técnico. Por ello, la FIA no espera que Racing Point los rediseñe y que en ese proceso no utilice todo lo que ya conoce de los de Mercedes. Por lo tanto, se le impuso una penalidad de puntos para compensar la ventaja potencial de sus autos al utilizar dichas piezas.


Vale destacar que Racing Point podía apelar estas sanciones, algo que debió haber hecho en las 24 horas posteriores al dictamen de la FIA.



Source link