La serie 200 es muy importante para la marca francesa, especialmente el 205 que salvó a Peugeot de una crisis, el 206 fue récord de ventas. Y no se trata solo de cantidades de unidades, se trata de modelos que establecieron una reputación, en comportamiento y en facha.


Ahora Peugeot tiene un hatchback B que recupera el legado de sus memorables antepasados


La historia del 207 no fue tan brillante, menos acá donde fue un híbrido del 206, y el primer 208 trajo un soplo de aire fresco, pero… Pero ahora Peugeot tiene un hatchback B que recupera el legado de sus memorables antepasados. En esta prueba analizamos si logra el mismo resultado, donde acierta y donde falla.


Peugeot 208 II Un diseño que recupera el legado



Vamos a lo importante, chau arquitectura semi-elevada, adiós frontal en cuña; hola techo bajo, bienvenido capot plano con punta hacia abajo. Parece mentira pero estos dos cambios le devuelven al 208 II parte del espíritu del 205.


hola techo bajo, bienvenido capot plano


Lo primero que vas a notar es que las proporciones son más deportivas, con una pisada ancha y una carrocería baja. Lo segundo es que ahora se diferencian los dos volúmenes, motor y cabina, volviendo al clásico formato que conocíamos de los hatchbacks.


Me llaman la atención los colmillos LED, como si Peugeot hubiera confundido un león con un Dientes de Sable. Por otro lado, si ves que los pasos de rueda quedan algo grandes, no es que las ruedas sean chicas, sino que el despeje es más alto para evitar que toque abajo (y lo logra muy bien).


la segunda conexión con el 205 está en el pilar C súper lanzado


En la parte trasera el éxito (y la conexión con el 205) está en el pilar C súper lanzado y en ese “culo” redondeado y ancho. Se suman el listón negro que une a las luces y el hombro ancho que se forma antes del gurdabarros.


Peugeot 208: Interior que mira al futuro



Si el exterior “reinterpreta” al 205 en clave moderna, el interior mira al futuro. Lo primero que llama la atención es el estilo que separa la parte baja del tablero, de la alta. Lo segundo son el cuadro de instrumentos y el equipo multimedia que están como flotando de cara al conductor.


La calidad de plásticos es buena en general, así como la solidez del conjunto y prolijidad de uniones. Los peros están en la consola central, que podría ser más sólida, y en partes como el instrumental donde aparecen muchas piezas chicas. Hay que destacar el decorado estilo fibra de carbono que tiene plástico engomado y se extiende en las contrapuertas (pasa a ser plástico sólido) creando un tablero envolvente.


la botonera tipo avión que no es demasiado útil, pero queda genial


Ya en la parte media hay que destacar la botonera tipo avión que no es demasiado útil, pero queda genial. Otro punto alto es la bandeja con tapa (bien 80s/90s) que adentro tiene cargador inalámbrico y un soporte en la tapa para teléfono. Remata un espacio guarda cosas adelante de la selectora de cambios.


Peugeot 208: i-Cockpit 3D, multimedia y posición de manejo



Hace unos años Peugeot cambió la clásica postura de manejo por algo que denominó i-Cockpit y que se basa en usar un cluster alto que se ve por encima del volante chico. Además de cómoda, gracias a la postura de manejo baja del nuevo 208 te suma una perfecta sensación de deportividad. Completan los asientos, que en la unidad Feline son como los del 308S, largos, cómodos y con Alcántara en el centro.


el 3D del tablero es real… una suerte de IMAX


Pasamos al tablero, que desde el nivel Allure es 100% digital. Cuando Peugeot anunció esto del 3D pensé que era puro “humo de marketing”… y me cerraron la boca. Ahora No solo tenés toda la información y en distintas formas de visualizarlización, el 3D es real y algunas cosas están al frente, otras más atrás… una suerte de IMAX, (pero acordate que la película que tenés que ver es la que pasa en el parabrisas).


Respecto del equipo multimedia es el que ya conocemos de 7”, sin navegador propio, pero con Android Auto y Apple CarPlay. Nuevamente, la desaparición de comandos como los de climatización resulta bastante molesto, ya que para volver al navegador tenés que ver y tocar al menos dos veces la pantalla.


Peugeot 208 II: asientos traseros, baúl y auxilio



Bajar el techo tiene otros efectos además de dar un estilo deportivo. Una de las consecuencias la vas a notar en las plazas traseras. Una persona de 1,75 ms entra atrás de un conductor de la misma altura, pero no sobra espacio para piernas. Hacia arriba queda algo de despeje, solo que en las unidades con techo hay una protuberancia para la cortina que te hace sentir que hay menos espacio.


El baúl del nuevo 208 tampoco es el más grande con 311 litros de capacidad. El respaldo se pliega, pero curiosamente es de una sola pieza.


Aunque tiene una buena capa de material absorbente, el piso podría ser más rígido. Abajo hay un auxilio galletita “con relleno” en medida 125/80 R15 Vs, las 195/55/R16 titulares.


Peugeot 208 II: Seguridad



Siguiendo las normativas actuales que exigen ESP en todo auto muevo lanzado en 2020, el 208 II ofrece este vital elemento de seguridad y más.


Si bien la estructura debe aportar grandes cantidades de protección (ya veremos cuándo Latin NCAP vuelva a sus pruebas de impacto), me llama la atención que un auto de este precio y posicionamiento ofrezca 4 airbags de serie y recién 6 en el nivel Allure.


A partir del Allure trae 6 airbags


Muchos se quejan de los frenos traseros a tambor, preferiría de discos, pero sinceramente dado el peso y velocidades de este 208 II el equipo funciona muy bien. Completan en el Feline algunas ADAS o asistentes a la conducción. Por un lado faltaría el aviso de punto ciego (una de las tecnologías más prácticas que hay) pero trae mantenimiento de carril y aviso de colisión inminente con autofrenado.


Peugeot 208 II: Equipamiento



En lugar de describirte todo lo que trae y no trae el nuevo 208, te dejo el link para que veas el equipamiento versión por versión en el Catálogo de Autocosmos.


Si tuviera que recomendarte un nivel, sería el Allure


Si tuviera que recomendarte un nivel, sería el Allure que trae los 6 airbags, el tablero 3D y el techo panorámico (fijo). Además te deja elegir entre caja manual o automática y no pagás el precio extra de algunos componentes que son más interesantes en la ficha de equipamiento que en el uso real. ¿Vos que opinás? Dejá tu comentario al final de esta prueba de manejo.


Peugeot 208 II Rendimiento dinámico



Hay dos maneras de ver el comportamiento del nuevo 208, el del motor y el del chasis, y los resultados son distintos.


Empezamos por el motor, el 1.6L 16V VTi de 115 CV y 150 Nm. A priori es viejo y tiene poca potencia para lo que esperaríamos de un hatch B de última generación. En la práctica ese VTi (variador de árbol de admisión) logra distribuir muy bien la fuerza por todo el recorrido del tacómetro.


En ciudad anda muy bien, la caja es algo lenta en los primeros cambios, pero tenés buena velocidad. En ruta también se desempeña correctamente y viaja a 120 km/h reales (unos 122 de velocímetro) con alrededor de 3.000 giros (el tacómetro no es muy preciso). El problema está cuándo cargás peso sobre el pedal derecho, ahí la respuesta pierde contundencia.


Para medir la capacidad de respuesta, medimos la recuperación de 80 a 120 km/h que simula el sobrepaso de un auto en ruta:





Peugeot 208 II 1.6L VTi AT6

Recuperación 80 – 120 km/h

En D

8,4 segundos

En 3º

7,6 segundos

Si bien la caja tiene modo secuencial, es solo con la palanca y no hay levas detrás del volante.


Si lo comparamos con un motor turbo de baja cilindrada, como el 1.0T del Onix que tiene misma potencia, pero más torque (160 Nm) y por más rango, el modelo del moño hace la misma prueba en D, en 8 segundos. Si tuviera el 1.2T de la Tracker, estaría humillando.


Por el lado de los consumos, medí 11,1 L/100 km en ciudad (valor de referencia ya que depende mucho del tránsito y de tu estilo de conducción) y a 120 km/h reales pidió 7,4 L/100 km a cambio.






Peugeot 208 II consumos

L/100 km

Km/L

Autonomía

Urbano

11.1 L/100 km

9 Km/L

423 Km

120 km/h

7,4 L/100 km

6,75 Km/L

635 Km

Promedio

9,25 L/100 km

10,8 Km/L

47L

Peugeot 208 II: Comportamiento dinámico



Llega la segunda parte del 208 II y tiene que ver con el chasis. Al igual que con el 308S francés, el nuevo 208 es muy confortable, pero a la vez dinámico. Por un lado las suspensiones pasan por arriba de lo que sea, sin ruidos o asperezas, por el otro sorprende el agarre del tren delantero en curvones.


La dirección tiene correcta asistencia y es directa, sensación magnificada por ese volantito y la posición de manejo baja, algo que te da ganas de enlazar una curva atrás de otra. La insonorización de la cabina es buena, aunque se filtra algo de ruido de rodadura.


Todo lo anterior nos hace desear una sola cosa: ¡qué bien le vedría un 1.2T o que llevaran ese 1.6L a 130 caballos!


Conclusiones 208 en pros y contras



El nuevo 208 es una tormenta de facha (es algo personal, vos dirás si es el más lindo o no de su segmento), pero ese no es su único atributo. Peugeot tiene una nueva política que es dejar que los SUVs sean altos y que los autos recuperen el sabor a autos con techo y posición de manejo bajos.


Esta idea de auto relativamente bajo tiene su contraparte en el espacio de las plazas traseras y del baúl, por lo que no es el más práctico del segmento… y creo que ese tampoco es su objetivo, lo cual me lleva a una de sus mejores virtudes, el chasis.


combinando confort y refinamiento de marcha con comportamiento dinámico


Al igual que el 308S, este leoncito es de los mejores en su segmento combinando confort y refinamiento de marcha con comportamiento dinámico, uno de esos que lo único es encontrarte con curvas. Lamentablemente esa capacidad deja al descubierto que el motor no está a la altura de las circunstancias. No es malo, pero por el precio que pide Peugeot por un nuevo 208, debería ser mejor.


Olvidate del precio del Feline, mirá al del Allure y comentá ¿Sería tu mejor opción del segmento o irías por otro modelo? ¿Por qué y cuál?



Source link