compass

Tal como estaba previsto, este jueves se presentó la actualización del Jeep Compass, un refresh sobre el que había grandes expectativas especialmente por las novedades tecnológicas y mecánicas que incorporaría. Finalmente, todos –o casi todos- los pronósticos se cumplieron y el C-SUV estrena un nuevo sistema multimedia y el motor Firefly turbo que tanto se espera en nuestra región y que será producido en Brasil.

Sorprendentemente y a pesar de que se trata de una actualización de media vida y de que inclusive habían sido fotografiadas unidades de prueba con camuflaje en el sector frontal, no hay ningún cambio en el diseño: todo se mantiene exactamente igual: faros, parrilla, paragolpes… pero como dicen, lo importante es lo de adentro y allí se concentran las modificaciones del Compass.

jeep compass

En primer lugar y con el foco puesto en la conectividad como lo anticipaba el teaser publicado por la marca estadounidense, el hermano mayor del Renegade incorporó el nuevo sistema multimedia Uconnect 5, con pantalla táctil que puede ser de 7 u 8,4 pulgadas (según versión), que agrega más funciones, como servicios conectados, la posibilidad de sincronizarse con una app para poder trabar y destrabar las puertas o enviar un destino al navegador del vehículo, etc, junto con compatibilidad para Android Auto o Apple CarPlay de manera inalámbrica a través de Bluetooth. En el caso de la versión híbrida, también agrega una función para monitorear la carga de la batería, marcar un horario de recarga o encontrar puestos de recarga cercanos.

Adicionalmente, suma más asistentes de conducción, ofreciendo control de velocidad crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, sistema de mantenimiento de carril, detector de fatiga y alerta de cambio de carril involuntario, entre otros ítems.

nuevo jeep compoass

La otra gran novedad tiene que ver con su planta motriz: para el Viejo Continente introduce el motor naftero Firefly 1.3 turbo de la familia GSE, que cuenta con distribución variable, inyección directa y múltiple de escape integrado, disponible en dos niveles de potencia, 130 o 150 CV en ambos casos con 27,5 kgm de torque. Para la opción menos potente, se podrá asociar a una caja manual de 6 marchas, mientras que en la tope de gama estará acoplado a una transmisión automática de doble embrague y 6 velocidades, siempre con tracción delantera. Allí también estará disponible una opción diésel con un 1.6 Multijet de 120 CV y 32,6 kgm de par, sólo con caja manual y tracción delantera.

interior jeep

Claro que la gran apuesta de la compañía va de la mano de la variante híbrida-enchufable 4xe, que utiliza el propulsor 1.3 turbo asociado a un motor eléctrico en el eje trasero que aporta 60 CV y con el que obtiene la doble tracción. Trabajando en conjunto, los dos motores entregan una potencia combinada de 240 CV. La batería de iones de litio de 10 kWh de capacidad le permite recorrer hasta 50 kilómetros en modo 100% eléctrico.

Lo más importante para nuestra región es que varias de estas novedades llegarán: en primer lugar, el motor 1.3 turbo será producido en la planta brasileña de Betim, mientras que el Compass seguirá fabricándose obviamente en la planta de Pernambuco. La duda está en la transmisión: medios de prensa brasileños señalan que la caja de doble embrague podría ser reemplazada por la ya conocida Aisin de 6 marchas o por una nueva caja CVT que está siendo desarrollada para estos nuevos propulsores Firefly. Además, también está confirmado el arribo de la variante híbrida, posiblemente para el año que viene.



Source link